Entrevista a Mª Ángeles Cantalapiedra

Aunque su corazón es sevillano, Mª Ángeles Cantalapiedra es de Valladolid, incluidos leísmos y laísmos. Licenciada en Geografía e Historia, actualmente colabora en El diario de Triana y colabora en talleres literarios. Sus relatos son publicados por la Asociación de Escritores de Mérida, Venezuela.
Premios: Karma Sensual por su relato erótico “El tren de las colinas del té”. Mención de honor por «Aguas mansas», Instituto Cultural Iberoamericano. Finalista en “Relats d’amor”, X Premis Literaris Constantí con “Salustiano el flores”
Tiene tres blogs: “Me llamo Lola”, “Ángeles y sus cuentos”, e “Íntimo y Personal”.
Su primera novela es SEVILLA…GYMNOPÉDIES, que recibió el premio en la feria del libro de Madrid 2016 como MEJOR AUTORA NOVEL. En 2017 publica MUJERES DESCOSIDAS. En el 2018 publica AL OTRO LADO DEL TIEMPO, premio internacional Sial Pigmalión de narrativa. Y en 2019 publica LARGAS TARDES DE AZUL.

¿Por qué te decidiste a ser escritora?
Llegué a la escritura por dos caminos dolorosos y empinados. Uno, por dos tipos que me atacaron cuando iba a trabajar. Otro, por un estrés enorme en el trabajo. En ambos me recomendaron que escribiera lo primero que se me pasara por la cabeza y así comenzó mi hermosa aventura hasta dedicarme por entero a ella; escribir hoy en día es mi trabajo. El tiempo me ha demostrado que no hay mal que por bien no venga. La verdad sea dicha es que hoy ya no sé decir sin palabras. No obstante, un día encontré una carpeta catapultada entre la cantidad de cosas que guardamos los seres humanos a lo largo de nuestra vida. Su color rancio y polvoriento me invitó a abrirla. Hojas de periódico, rubias por el tiempo aun recogían el olor de la tinta de sus autores: Miguel Delibes y Francisco Javier Martín Abril. Artículos que recorté en mi adolescencia con anotaciones en sus bordes de una chiquilla de apenas 15 años. Los volví a releer y cuando terminé comprendí que todo tiene su momento y quizá lo que sentí y leí en mi juventud fueron las semillas para que muchos años después ayudarán a despegar mis primeras letras… Las palabras de Francisco Javier Martín Abril, su detallismo de lo cotidiano en una capital de provincias, sus datos entrañables de mi ciudad, su prosa sencilla y cercana, letras que eran un remanso de paz, la antítesis de la prisa, y que entraban en mi intelecto suavemente y dormían hasta hallar su momento que es hoy.

¿Cuál es el propósito de tus blog en relación con tu trabajo?
Los blogs y las redes sociales como Facebook e Instagram, los empleo para acercarme a los lectores, para que me conozcan. Porque la realidad más real es que solo tú y nada más que tú puedes hacer algo por tus letras. A no ser que tengas conocidos en los medios de comunicación que te puedan ayudar a impulsar tus letras, no te queda otra que darte a conocer tú mismo, a trabajar duro en una palabra en consecución de un sueño: que te lean y procurar darte a conocer en cualquier medio. Eso sí, sabiendo que tus letras pueden dar algo honesto ya que hoy en día publicar, puede publicar cualquiera, solo necesitas hacer una inversión personal en ellas, pero realmente te debes preguntar, ¿son buenas, mediocres, malas? No vale que tu ego se quede satisfecho con verte publicado. Tu aspiración debe ser clara, nítida y directa: conmover al lector, hacerle compañía, vivir otras vidas que tal vez él quisiera vivir y no están a su alcance, sentirse parte de la historia que narras…

¿Alguna experiencia o anécdota destacable como escritora?
Sí, dos muy graciosas. Una el año pasado en la feria del libro de Valladolid. Se acercó un chico, a la caseta del Sueño de Pepa donde estaba firmando, a darme las gracias por haber escrito una novela como Sevilla…Gymnopédies y pedirme encarecidamente que no volviera a poner un título tan raro pues le obligaba a ir con la foto de mi novela para recomendarla a la gente porque era incapaz de recordar su título. Otra anécdota fue este año en la feria del libro en Bogotá. Al finalizar una de mis ponencias, se acercó un hombre a decirme que conocía Valladolid y que tenía grandes amigos allí y que les había preguntado por mí y ellos a su vez le preguntaron “¿Seguro que esa escritora es de Valladolid? Jamás hemos oído hablar de ella”… Se me quedó una cara de pollo desnaturalizado que casi hasta lloro, jajajajajaja…

¿Cómo te ves en el futuro?
Escribiendo, me encanta. Ahora, proyectos hago los justos, prefiero vivir el día a día. La vida me demuestra que lo que de verdad existe es el ahora, este momento. Después…, no se sabe lo que será de ti. Ahora, soñar, sueño, anda qué sueño… Me gustaría ser columnista de algún periódico semanalmente, me chifla el periodismo.

¿Cómo es la persona que hay detrás de los libros?
La misma que la que escribe relatos, novelas… No puedo dejar de ser quien soy, para bien o para mal. Por cualquier rendija. Una frase, un renglón…, mi yo oculto florece. Siempre camino con un bloc de notas. Quién sabe lo que me deparará una mañana de piscina, una copa en una terraza o un paseo como hacía nuestro ilustre vecino don Miguel Delibes cuando iba a perderse al Campo Grande. Se sentaba, a veces cerraba los ojos en ademán de escuchar la naturaleza y otras, miraba con ojos inquisitivos a los árboles o pavos reales. Delibes me enseñó a hablar del amor, Martín Abril, a mirar las cosas pequeñas, a dar el valor que las corresponde.

¿Debes algo a alguien en tu mundo literario?
Sí, rotundamente sí. A mi editor, Basilio Rodríguez Cañada por darme la oportunidad de publicar, de prologar a otros autores, de llevarme a debates, a mesas redondas…, de seguir aprendiendo. A Mª José González, la dueña de la librería El Sueño de Pepa, la persona que me ha brindado la oportunidad de acercarme a los lectores vallisoletanos. Y, por supuesto, a mis LECTORES con mayúsculas, porque sin ellos no existiría Mª Ángeles Cantalapiedra como escritora.

De tus cuatro novelas publicadas, ¿con cuál te quedas?
Difícil pregunta, jajajaja… Cada una tiene su ángel especial. Si que puedo decir que Mujeres descosidas arrasa, que Al otro lado del tiempo encanta y que Sevilla…Gymnopédies es mi ópera prima y que está funcionando magníficamente, dicen que sus personajes enamoran…, yo qué sé. Largas tardes de azul la benjamina de mis hijas y que lleva en el mundo apenas dos meses y por lo que me cuentan está gustando mucho

¿Qué dirías a los escritores que empiezan?
“Cada maestrillo tiene su librillo” Dice el refrán, por lo que se inspira y motiva cada escritor es algo muy personal. Sin embargo, hay actitudes que deben estar muy presentes, es un consejo que me dieron en su momento y trato de seguirlo: Ilusión, muchos kilos. Trabajo, trabajar hasta desfallecer. Humildad, ingentes montañas de humildad. Generosidad, un sello en tu ADN. Hay una frase maravillosa de Machado que dice «Nunca perdáis contacto con el suelo; porque sólo así tendréis una idea aproximada de vuestra estatura» Yo lo traduzco como “VUELA CUÁNTO PUEDAS SIN DESPEGAR LOS PIES DE LA TIERRA. Y otra frase excepcional de Eduard Punset que dice “Se bondadoso con la gente cuando subas; los encontrarás a todos cuando bajes”
Estas son mis posiciones de partida desde el minuto uno en que decidí dedicarme a escribir. Bueno, otro consejo que me dieron formidable fue aquel que me regaló una persona cuando pregunté qué debía hacer para aprender a escribir “Lee, lee hasta perder la conciencia a los grandes. Aprende de ellos y lee primero con la cabeza y después con el corazón”. Para ser escritor hay que estar un poco chiflado y ser un soñador nato, y todos los que me conocen, saben que de ambas cosas tengo sobredosis y lo mejor es que no quiero cambiar.

El 1 y el 5 de junio estará firmando en la Feria del Libro de Valladolid ¡No te la puedes perder!

Una respuesta a «Entrevista a Mª Ángeles Cantalapiedra»

  1. Me ha encantado la entrevista pero sobre todo me encantan sus novelas.
    Yo soy poco de blogs, pero sus libros me atrapan mi favorito mujeres descosidas, y su última novela largas tardes de azul muy fácil de leer, atrapa desde el principio, y como siempre todas ellas intriga misterio y sentimientos. Sigue así Mari Ángeles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *